Real Monasterio de Santo Tomás

Pablo 23 octubre 2014 0

r_monasterio_santo_tomas_avila_t0500067.jpg_369272544

Es hora de hablar del famoso Real Monasterio de Santo Tomás. Construido en 1480, el Monasterio se caracteriza por ser el lugar elegido para la residencia y posterior enterramiento del heredero a la corona, el príncipe Don Juan, por especial encargo de Fernando el Católico.

Nos quedamos asombrados ante el gran tamaño del complejo, llegando a poseer en su interior 3 diferentes y amplios claustros.


Como es propio en los edificios de estilo gótico como este, encontramos en la fachada del edificio una inmensa portada con arco escarzado y 2 machones, formando así la letra H, de Hispanidad. Podemos también diferenciar 10 estatuas de arte burgalés realizadas por Gil de Siloé y Diego de la Cruz. En el medio de la fachada se halla un gran rosetón que atrae toda nuestra atención. Este rosetón aporta una tremenda luz y color al coro e iglesia del interior, que más tarde observaremos. Algo más arriba, discernimos el escudo de los Reyes Católicos sostenido por un águila.

Si nos decidimos por visitar el interior (muy recomendable), nos encontraremos ante la nave central de arquitectura flamígera donde el crucero delimitado por 4 columnas, imitando la forma de una palmera, forma un perfecto “joyero” para el sepulcro de Don Juan.

Algo más allá encontramos 8 capillas con magníficas esculturas, como, por ejemplo, la del Cristo de las Angustias.

La otra parada obligada en el interior es el Retablo Mayor, obra de Berruguete formado por 19 pinturas de estilo gótico. Con una altura de 21 metros cuenta diversos episodios de la vida de Tomas de Aquino.

Una vez más, este impresionante edificio de Ávila nos incrementa las ganas de saber más sobre la ciudad, sobre cada rincón decorado de sus calles, sobre cada columna, portada o escultura que nos cruzamos en sus numerosos monumentos; sobre la cultura de la época de esplendor de Ávila.